Categorías: Noticias Opinión

Entrevista a Diego Fidalgo sobre la Internet de las Cosas (IoT)

En esta ocasión, tuvimos la oportunidad de entrevistar a Diego Fidalgo, nacido en Valladolid y quien trabaja desde hace 2 años en Argotec Ingeniería , donde se dedica al interesante mundo de Internet de las cosas (IoT). Debido a su experiencia en esta área (su Tesis de grado está enfocada a la Internet de las cosas) le hicimos una serie de preguntas para conocer sobre mas sobre el tema.

Diego Fidalgo

Diego Fidalgo

Pregunta: En tu opinión, ¿cuál es el estado actual de Internet de las cosas (IoT)?
Respuesta: Está naciendo en una época muy interesante de la historia. Realmente, desde un punto de vista más tradicional, podemos llamarlo telemetría, telecontrol y análisis de datos. ¿Y cómo realizamos estas tareas?

La mayor parte de las piezas de este mundo existen desde hace mucho. Pero nunca había sido tan fácil, barato y cómodo poner una serie de componentes y “conectar” un objeto cotidiano con la Internet. Tampoco ha habido nunca tantas herramientas y tanta diversidad para recoger todos los datos que éstos objetos proporcionan, “echar unas cuentas”, y convertirlo en información útil.

Ese es el valor añadido fundamental que nos brinda este concepto: ahora podemos medir cosas de una manera distinta, masiva , increíble. Y sobre estos datos, podemos generar “conocimiento automático”, y es más, actuar en consecuencia. Dotar de una inteligencia artificial a las cosas para ser más eficientes y prácticos.

En mi humilde opinión esto es una gran revolución, y el estado actual es de efervescencia. Dentro de unos pocos años empezaremos a ver muchos objetos cotidianos conectados. De hecho, actualmente están apareciendo muchos sistemas que se ciñen a este concepto -en domótica, ciudades inteligentes, ecología, energía, venta al detalle, logística (transporte, mensajería..), agricultura, factorías industriales, salud y vida cotidiana, etc.  Hay muchas ideas en el aire, demasiadas formas de hacer las cosas y muchos proyectos de innovación. Es un momento decisivo en este campo. ¿Qué vamos a hacer con toda esa información? ¿Con qué criterio vamos a tratar esa información? ¿Hasta qué punto es verdaderamente útil todo esto? ¿A quién vamos a confiar la información de nuestras cosas? ¿Qué conclusiones van a poder sacar sobre nuestras vidas privadas aquellas personas que dispongan de esos datos?

“Dentro de unos pocos años empezaremos a ver muchos objetos cotidianos conectados…¿Qué vamos a hacer con toda esa información? ¿Con qué criterio vamos a tratar esa información? “

P: ¿Qué incógnitas se nos platean en este nuevo mundo conectado?
R: Son muchas las incógnitas. Por ejemplo, podría instalar ahora mismo un sistema de motorización energética en mi casa. Y en base a la información sobre la energía que consumo, puedo conocer que electrodomésticos consumen más o menos energía y actuar en consecuencia, consiguiendo ahorrar recursos. Los usuarios de sistemas similares, pueden opinar sobre el consumo de diferentes electrodomésticos. Ahora lo hacemos masivo y descubrimos en comunidad qué electrodomésticos son cuidadosos con el medio ambiente -y con nuestro bolsillo por ende. Las consecuencias de esto podrían revertirse en una sociedad con electrodomésticos más eficientes.

Ahora bien, si estos datos se cotejan con otros datos de mis aparatos, y con otros datos de diferentes fuentes (redes sociales, historial médico, mis hábitos de conducción, la lista de las cosas que compro, mis ingresos y gastos, qué sé yo) y sirven a otros terceros para manipular mi criterio, para venderme cosas que no necesito cuando un día me levanto “apagado”, o para recomendarme consumir en tal empresa porque han calculado la manera óptima de contármelo… ¿Hasta qué punto se puede despersonalizar el mundo, “jugar sucio”? ¿Quién va a hablar de valores, quién viene a jugar honestamente, quien viene a mejorar el mundo?

Por otra parte, está el tema de la seguridad. Si pretendemos conectar todo tipo de cosas a Internet, ¿hasta que punto un tercero desconocido puede explotar vulnerabilidades? ¿Puede dar forma a nueva manera de hacer terrorismo? Por ejemplo, hoy en día es posible hackear un coche desde el sofá de tu casa.

P: A la hora de implementar soluciones IoT, ¿es fácil para los desarrolladores? ¿Existe un estándar o estamos aún en fases muy tempranas?
R:Pienso que estamos en fases muy tempranas, y que todo el mundo anda desarrollando “la mejor solución”. Y todas son técnicamente distintas, y hacen más o menos lo mismo. La mayor parte de mi trabajo en Argotec ha consistido en integrar una solución con otra. Existen tendencias, cosas que se hacen parecido, pero no hay ningún estándar de facto.

Siendo un poco más concreto, son necesarios temas de estandarización desde el punto de vista de las comunicaciones. Muchas son las tecnologías físicas y muchos los protocolos. Bluetooth 4.0, WiFi, WiFi Halow (el nuevo wifi…), Lora, Sigfox, NB-IOT (sale a finales de 2016).  ¿Habrá un protocolo estándar de comunicaciones para IoT? ¿Será verdaderamente necesario, o la diversidad de dispositivos hará que tengan que ser necesarios varios?

“…nunca había sido tan fácil, barato y cómodo poner una serie de componentes y “conectar” un objeto cotidiano con la Internet. Tampoco ha habido nunca tantas herramientas y tanta diversidad para recoger todos los datos que éstos objetos proporcionan y convertirlo en información útil”

Al final, un desarrollo IoT tiene varios componentes. En la parte de comunicación más cercana al hardware (sensores, actuadores) habrá subredes diversas, pero en algún punto, todos los “mensajes” que estos dispositivos tengan que enviar/recibir tendrán que conectarse a una red “de las de siempre”; es decir, a Internet, a través de algún software que haga el rol de puerta de enlace (gateway).

Debido a placas de bajo coste (como Arduino y Raspberry Pi), el amplio abanico de software libre/abierto, documentado y soportado por la comunidad, las posibilidades son inmensas. Realmente es fácil y barato montar un sistema piloto con cuatro sensores y un par de actuadores.

P: En un mundo donde todo es posible, ¿cómo sería técnicamente el sistema “ideal” para ti?
R:¿Existe una solución técnica ideal para algo? 😀

Pues depende. Deberíamos distinguir bien entre estas partes:

  • El hardware que estamos utilizando para medir y controlar,
  • Cómo se comunica éste y con qué,
  • Cómo organizamos estos datos,
  • Cómo los convertimos en información y cómo se la presentamos después al usuario.

Existe un gran defecto en muchas de los sistemas que se presentan como una “gran solución para el mundo de Internet de las cosas”, y es que siempre se considera que un dispositivo se comunica siempre por TCP/IP. Pero realmente sucede que la mayor parte del hardware que existe actualmente, hace uso de gran cantidad de protocolos. Esto hace que la mayor parte de los fabricantes creen sus propias soluciones a medida, haciendo opaca y misteriosa la comunicación entre el hardware y su puerta de enlace a Internet.

En este punto, podemos concluir que desde el hardware hasta que llegamos a una red de Internet, suelen existir multitud de otro tipo de redes, y que muchas de éstas no son seguras, no suelen ceñirse a un estándar o implementarlo por completo y eso hace que conectar dispositivos a Internet sea una tarea delicada y a veces, “dolorosa”.

P: ¿Cómo te gustaría que fuera este mundo en 5 años? ¿Qué cosas tendrían que cambiar?
R: A mí me encantaría sentir que el Internet de las Cosas nos brinda nos ayudara a crear un mundo mejor. Es idealista, lo sé. En eso andamos. Pongamos que montamos un sistema de Internet de las cosas en varias explotaciones agrícolas, y que gracias a poder medir lo que antes no podíamos medir con tanta precisión, esa explotación produzca mejores alimentos aprovechando muy eficientemente los recursos de los que dispone. Y que ese sistema no sirva a los proveedores para manipular la intención de compra, sino que sirva para enaltecer a los que mejor trabajo hagan.

Me gustaría de aquí a cinco años se tome muy en cuenta en cualquier desarrollo la privacidad del individuo, y que se respetara absolutamente su libertad, sin trampa ni cartón. También me gustaría que se siguiera apostando por el software libre. Se hace uso de mucho software libre en estos desarrollos, debido a la utilización de hardware muy diverso y de bajos recursos (y consumo), que normalmente ya son compatibles con alguna versión de GNU/Linux, o con el desarrollo de algún grupo de entusiastas. No me gustaría que se hicieran con el monopolio de estos servicios empresas como Google, Microsoft, Apple, Samsumg, etc.

P: ¿Qué crees que haría falta para llegar a esa visión en unos años? ¿Qué factores lo pueden estar bloqueando?
R:Faltan  definir estándares de comunicación hardware-TCP/IP, guías de estilo, una serie de buenas prácticas, una manera de hacer las cosas… Creo que realmente no hay ningún factor que bloquea, sino muchas ideas y mucho trabajo por delante. Un  concepto nuevo precisa de nuevas ideas, teorías y aplicaciones prácticas. Y de una moral firme, para “no perder el norte” y hacer el mejor de los usos de todo este maravilloso conjunto de ideas.

Palabras finales

Esperamos que esta entrevista te haya ayudado a comprender sobre el Internet de las Cosas, una tecnología que apenas está naciendo pero sabemos que será parte de nuestras vidas en un futuro cercano. Si quieres aportar sobre el tema, compartir tu opinión o realizar preguntas al entrevistado, no dudes en dejar tu comentario.

¿Deseas mas entrevistas? Escribe en nuestro foro sobre que tema deseas que conversemos o a quien deberíamos entrevistar en un futuro.

The following two tabs change content below.
Colaborador de Mozilla Venezuela e Hispano en las áreas de desarrollo y medios sociales, entre otros. También soy desarrollador Web, Skateboarder, Profesor universitario, jugador de Playstation y PC, usuario Linux, Blogger, Geek, entre otros.